Crema limpiadora de moho y suciedad del baño DIY

Bien, vamos a abordar la parte mas sucia de la casa y es una escena como de este tipo: Abrimos la puerta del baño, echamos un vistazo y solo cerramos la puerta rápidamente y huimos de ahí. ¿Que solo eso lo hago yo? Bueno vamos a suponer que lo hacemos todas…  Eh buscado diferentes alternativas para limpiar superficies de mi baño en las que se acumula sarro y necesito casi un exfoliador de superficies. Por eso quiero compartirles esta receta, ya que trabaja como si exfoliara por completo la suciedad y quedará prácticamente como nuevo.




Convierte en experto en decoracion de Cocinas, lee el articulo: Cocinas pequeñas

Es un producto increíble que funciona incluso en la suciedad y el moho más difíciles. Afortunadamente, hacer una versión casera del limpiador  es tan simple como combinar tres ingredientes que odian la suciedad. Echemos un vistazo a cada ingrediente.

Bicarbonato de sodio: Bicarbonato de sodio es uno de los ingredientes de limpieza más eficaces disponibles. Este ingrediente barato se puede utilizar para levantar mi pan favorito del plátano y para limpiar un tocador. Cosas bastante increíbles! Cuando se utiliza como un limpiador casero, el bicarbonato de sodio absorbe los olores y exfolia las manchas  debido a sus propiedades abrasivas.

Jabón de Castilla: El jabón de Castilla es un jabón vegetal concentrado con ingredientes fáciles de reconocer. Uso jabón de castilla para todo, desde detergente de lavandería hecho en casa hasta jabón de manos y lavado de cara.

Peróxido de hidrógeno: El peróxido de hidrógeno es conocido por sus propiedades antivirales y antibacterianas, por lo que es el ingrediente de limpieza perfecto para un baño sucio. El Peróxido de hidrógeno toma un poco de tiempo para trabajar por lo que dejo la pasta por unos minutos antes de  fregar la suciedad y las manchas.

Ingredientes
1 taza de bicarbonato de sodio
1/4 taza de jabón de castilla
1 TB de peróxido de hidrógeno
1 tarro grande con una tapa o un frasco de masón.

Instrucciones
En un tazón de tamaño mediano, combine el bicarbonato de sodio, el jabón de castilla  y el peróxido de hidrógeno. Revuelva hasta que el limpiador parezca pegamento grueso.
Vierte tu mezcla en un frasco grande con una tapa. Selle el frasco. Este limpiador se endurece cuando se expone al aire durante un período prolongado de tiempo. El limpiador se puede utilizar inmediatamente y se mantiene a temperatura ambiente (en un frasco sellado) durante varios meses.


NOTA: Es importante que no llenes por completo el frasco en el que lo viertas, ya que esta mezcla tiende a expandirse, así que te recomiendo que dejes unos 3 cm o 4 de vació en la parte de arriba para la expansión de la crema.