Utiliza la regla de la compensación

Trucos de estilo que nunca fallan para vestir bien a los 40